Comida de fiesta.

Hace años escribía: “Después de desear y esperar mucho, a uno se le queda el cuerpo con resaca. Ocurre después de Reyes o cuando preparamos con mucho nervio y mimo una fiesta grande… o después de carnaval. Y así sigue siendo hoy: Esperados, deseados, organizados y disfrutados, los carnavales dejan cierto pozo de desazón y…

Me asalta la vida (Fideos exóticos)

Entre claroscuros me asalta la vida. Y yo me dejo asaltar, me rindo a su tremenda belleza. No dudo, me abandono aunque proteste débilmente… ¡¡esa farola, ese caño!!… Pero levanto los brazos, me abro, voy más allá. Y ahí está, impresionante a pesar de mis imperfecciones y es tan fácil en ese momento sentirse bien….

Fresas Aliñadas

Pensaba yo comenzar una entrada hablando de lo poca aventurera que está resultando la historia de este verano. Quejarme, quizá, que salvo el amor desbocado y desmedido de A., y alguna boda familiar, no se respira en el ambiente, pasión alguna. Tan poco asirocado el aire, tan poco tórrido el verano, tan tibio-fresco, tan aséptico,…

Cada verano tiene una historia

No es el cambio pre-establecido que se espera con las campanadas de cada 31 de diciembre, ni el renacer interior que viene sucediendo allá por septiembre. No. En Junio, con su San Luis, su San Juan, su Corphus, El Sagrado, San Pedro y San Pablo,  dormita una Esperanza diferente. Ya con solo mencionarlo, se llenan…

Una mañana. París. Un café. Un perro. Un beso

Amanece domingo. Suave y fresco domingo. A. , por fin aceptó que aún no es hora de paseos. Yo pude echar un vistazo a algún periódico y robar esta foto. ¡Qué bonita es!   Y no estoy en París pero… es hora de bajar a la terraza de la cafetería. Pedir uno, suave, con leche bien cremosa…

Crema de coliflor asada o el Realismo Mágico de mi cocina

Llevo días sintiéndome extraña. Revuelta, revolucionada, ausente. Advierto. Y así, esta mañana, con un lebrillo lleno de pestiños por melar, una parranda de cumpleaños prevista para la hora de la comida, A. “jimiriquiando” para que juguemos, y mil cosas más, yo me pongo a elucubrar sobre el sentido de los platos que me sale preparar….

A., y la mi dieta de la Felicidad

Aquel que es de noble estirpe y actúa como un lobo crece. Hace dos o tres semanas, pierdo el sentido de las horas y los días van pasando. “Crece”. Esa es la idea que más clara tengo en la cabeza esta mañana. Definitivamente es muy poco para introducir ninguno de los platos que vengo cocinando últimamente….

Si tú quieres, yo quiero.

En el salón entran débiles rayos de sol. Entre el hilo de la cortina, el encaje, y la rama de limonero que permanece adornada desde Navidad con pequeñas conchas, piedritas, luces y un pez de fieltro, el suelo se ilumina según va ascendiendo Lorenzo. La casa en silencio. Recién limpia y fría, muy fría, cerrada…

Yo… no tenía ganas de mucho hablar.

“Casi 21 de diciembre, y apenas me roza el otoño”…. Ese es el título y principio del último post que intenté allá por el 2013. Y no es porque no haya cocinado este pasado año, en que volví a la cocina con ganas, apetito y pruebas (no tengo más que mirar mis cachetes en el…

El verano por las mañanas.

El verano ya huele. A pimienta verde, a queso viejo, a orégano, gofio y papas guisadas. “¡Date prisa, enciende el fogón, que luego hay que cerrar las ventanas!” Runrunean las moscas, y el ansia revolotea como todos los pájaros, al amanecer. Los pies sucios de tierra, los dedos y los labios mojados del sereno, la…

Ansiando Verano

Leía. Lo confieso. Precoz, glotona, impulsiva, compulsiva, independiente, instintiva… leía. Y dejé de hacerlo un día que sentí que VIVIR era más urgente. Impaciente, ávida, como mariposa con poco tiempo, no encontraba la calma para otros sentimientos que no fueran los que yo experimentaba. De aquella primera época recuerdo a Antonio Muñoz Molina. Era raro…