Si tú quieres, yo quiero.

En el salón entran débiles rayos de sol. Entre el hilo de la cortina, el encaje, y la rama de limonero que permanece adornada desde Navidad con pequeñas conchas, piedritas, luces y un pez de fieltro, el suelo se ilumina según va ascendiendo Lorenzo. La casa en silencio. Recién limpia y fría, muy fría, cerrada pero abierta a un Norte  de nubes y chubascos.

Me duelen los pies de tanto frío. No puedo dejar el sofá y la manta. Casi tan helados como mi cerrada cabezota que se despista con el vuelo de mosquitos inexistentes en lugar de centrarse en potencias, líneas y esquemas.

En la radio suenan “Amigos imaginarios”

http://www.youtube.com/watch?v=noSPnSqVQdU

Entre la tormenta y el aguacero, entre nubes bajas y recuerdos, de repente vi a alguien sin miedo. Pude ver algo brillante y entero, un punto de luz con un paraguas pequeño, que decía: “ven, si quieres, yo quiero”. Mirando las piezas quietas en el tablero, incapaz de descifrar de qué iba el juego, entre mis lamentos y algún trueno de repente me colé por un agujero, vi un poco de sol y a alguien desde el suelo que decía: “ven, si quieres, yo quiero”. Si quieres, yo quiero, justo aquí te espero. Entre alas rotas y muebles nuevos, tras inviernos llenos de secretos, mientras me cegaba el humo de aquel incendio, descubrí que algo brillante y entero venía hacia mí y me tocaba el pelo, y decía: “ven, si quieres, yo quiero”

Entre el aguacero y el chubasco, entre el frío y el gris, siento un aliento vivo al borde del pantalón del pijama. Había olvidado que estaba aquí …Ven, ven, ven…

Y recuerdo algo que leí a J.B.: “Para estar contento, activo y sentirse feliz, hay que estar de novio con la vida”… “echarse un amante”, “algo” o “alguien” que nos apasiona, que nos ocupa, que pensamos justo antes de dormirnos y que nos llena los sueños. No es un ritmo muy animoso ni un día soleado pero… él es brillante, y perfecto, y me mira con su paraguas chiquito y me dice “…si tú quieres, yo quiero”.

¿Cómo decirle que no?

DSC_1084

Es día de vísperas. Hay muuuuchas cosas que preparar para mi fiesta. Vamos, a la ducha y al mercado, que es hora de poner los fogones a funcionar!!!

Anuncios

2 thoughts on “Si tú quieres, yo quiero.

    • adormidera

      Hola, MaLuisa!!!
      Funcionaron, funcionaron… y derrotadita me quedé!!
      Ayer hubo fiesta en el Cuarto Verde. Mis queridos de siempre, los niños que crecen, algún que otro bebé…
      Comida y bebida y risas y recuerdos… y alegría.

      Así queda oficialmente inaugurada las jornadas festivas del 14. Pero los años no pasan solo para dejar regalos y sorpresas… sino para que una se quede con ganas de frezada y sueños después de la bulla… y es que… hace un pelete afuera!

      Un beso enorme.

      (pdt… ya vi que tus silencios gestaban cosas bonitas 😉 Me alegro un montón, tu trabajo lo merece!!!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s