Yo… no tenía ganas de mucho hablar.

DSCF3452ingredientes2

“Casi 21 de diciembre, y apenas me roza el otoño”….

Ese es el título y principio del último post que intenté allá por el 2013.

Y no es porque no haya cocinado este pasado año, en que volví a la cocina con ganas, apetito y pruebas (no tengo más que mirar mis cachetes en el espejo!!). Ni que viviera una temporada gris y convulsa (porque ya lo olvidé). Simplemente: … no tenía ganas de hablar.

Una mañana, diría que fue por el verano, me desperté con la mente y la lengua en huelga definitiva. Ya llevaba amagando desde meses atrás, ¡ya!

Recuerdo que aquel día no cogí el teléfono, desde entonces anda con contestador activado. Dí una última respuesta a una cuestión que tenía pendiente y… ¡ya!  En el trabajo, me comunico por emails. En el wasap tengo bloqueados a casi todos mis contactos laborales, que solo activé para enviar una calurosa felicitación de Navidad. Me consta que se preguntan si estaré enferma. Si me ocurre algo. … ¡¿Cómo voy a explicarles que solo es que no me apetece hablar!?

Estaba cansada de tanta charlatanería. Horriblemente cansada de intentar lo lógico, de estar siempre, de sacarme de la chistera respuestas. Y, desde aquel despertar, me siento muuuucho mejor.  Creo que decir NO cuando no se quiere, cuando no sale espontáneamente,  y dejar de luchar con la razón para vencer al corazón me ha devuelto calidad de vida. La locuacidad, no, pero, mientras no tenga que vender algo, me va bien!! 😉

Han sido cuatro estaciones muy familiares. En prácticas de mi profesión futura: “hija, tía, hermana y madrinita”. Con momentos de una ternura indescriptible, con ratos de cansancio físico, con vacaciones largas visitando lugares que NECESITABA conocer… llenándome profundamente de ellos. Descubriéndome a través de esos paisajes,  portadora de mi sangre (isleña).  Y a nivel más personal, haciendo acto de contricción, parando el análisis, reconociendo mis errores, aceptando mis fallos, perdonando los propios y los ajenos. Y aquí estoy!!!!

Amelie_dedos

Hace poco me preguntaron qué extrañaba. Respondí “no lo pienso”. De hecho esta Nochevieja no hice balance, ni antes ni después…, aunque sí me pesaba algo que necesitaba aclarar.  Lo intenté pero solo logré repetirme. Temo que si vuelvo sobre ese punto oscuro, se removerán todas las palabras (y reproches) que decidí olvidar, no decir… y todas las disculpas debidas… y el pecho se estremecerá como  magma ardiente (influenciada estoy por el volcán de el Hierro!!!).

-No sé… Quizá sólo echo de menos un poco de espontaneidad, de inocencia,  de frescura, cortarme la cerneja muy  muy chiquita ……. bailar…

Así fue. Así ocurrió. Ayer supe que de tanto extrañarlo, casi había olvidado esta magia loca. En uno de los días más fríos de los últimos tiempos, decidí desayunar despacito y sola al sol, corrí descalza y mal tapada por el patio, preparando y devorando (cámara a cuestas) “pan con” Paté de Calabaza que había perfeccionado el día anterior, tomate y muchas yerbas. Qué explosión sincera de júbilo.

Qué asombro.¡¡¡¡¡¡ Qué cosquillas !!!!!  Los dedos me chorreaban, untuosos, olorosos

DSCF3534

…. Olor a horno, a pan y a orégano. A aceite, a tomillo… Un toque denso y profundo de semillas… Una brisa de tomate que me evocó al verano… y el cálido de calabaza y pimienta.

DSCF3538

Bueno, en mi línea (que hay cosas que no cambiarán jamás),  la receta y el bocadillo son simplemente simples, como ven, pero si realmente quieren que la revolución se haga en ustedes: prueben, y apasiónense con todos los sentidos. 

El paté con los ingredientes de arriba – ¡¡y sí, muuucho limón y pimienta y comino y ajo asado y tahine …o nos quedará remelosamente dulce!!- . El pan con buen aceite y orégano a la plancha, combinando tierno y crujiente; y, dentro, la olorosa crema reposada desde el día anterior, rodajas de tomate, tomillo tierno de la maceta del balcón sin balconada y más pimienta roja recién molida.

El cielo era azul y calimoso, y yo, con el mismo alboroto de los pájaros que no cesaban, casi como un milagro, sentí las ganas de contar desde las tripas hasta la lengua. Ganas intensas de hablar.

¿Ahora?, …¡¡¡todo será que no tengan que pedirme que me calle !!!!

La primera foto de un verano

Daba cortas carreras pisándose los pasos de ida y vuelta… y, casi cada vez, el agua lamía las huellas.

Me impresionó lo profundas que eran y su incansable letanía de vaivenes. Siempre sonriendo… siempre en movimiento. Siempre…

Es la primera foto de este verano. Ayer mismo, tras salir de trabajar, quería llenarme los ojos de sol y mar, recargar pilas, cenar al atardecer… 

Anoto en el cuaderno de bitácora: Eran las 8 y media de la tarde, del día 22 del mes de junio, del año del Sr. 2010. Mirando al horizonte, bordeando una isla, algo golpeó la quilla… Era un mensaje encriptado fuera de una botella. En el sello, una vez más, una adormidera.

Y para los que siempre miramos el verano con ojos renovados y piel de niños, una tontadilla que había hecho tiempo atrás para un menú alocado e infanti…loide,  el del puré con flor sonriente para el marinero, ¿recuerdan?

Pues bien… había otro detallito más… una “guarrería” de esas que a los críos, y no tanto, les gustan mucho. Unas papas locas, muy locas, que nada tienen que ver con esos cartuchos grasientos  y poco atractivos de papas congeladas que venden por ahí.

PAPAS ¡MUY LOCAS!

Simple:

50% Taquitos de papa guisada y sofritas luego a fuego fuerte (o directamente papas fritas en cuadrados, tamaño bocado salchicha alemana).

50% Taquitos de manzana de misma forma… Igualmente pasar rápido por sartén con una gota de aceite… como si fuera a la plancha o al wok

Tacos de salchicha alemana cocida (esta está caliente en la sartén, pero se prefiere simplemente caliente en agua)

Y para acompañar una salsita batida de:  yogur, limón, chorretón de oliva o cucharada de mayonesa, sal y pimienta. A la hora de servir, espolvorear escamitas de ajo seco. Una flor para el pelo, y a sentirse niño otra vez. 3 horas (?) de digestión, y ¡¡¡¡al agua patos!!!! (será cuando llegue el calor)

Feliz noche de San Juan. Feliz verano, nuevamente. Felices besos y abrazos y manzanas…