Anatomía de un sábado perfecto.

La primavera definitivamente llegó revolucionando vida.

Creo recordar que me habían augurado que en este año  habría cambios para mí  por no sé qué historia de números múltiplos de… Lo siento, no consigo a estas horas hacer un ejercicio profundo de memoria. La cosa es que no debía ir descaminado el augur (aparte que tuviera la llave de alguno de los secretos)…  la vida, desde que cumplí los 42 (¡¡y siempre!!), no deja de renacer una y otra vez, girando, haciendo esquinas, reabriendo senderos, inventando pasos.

Siguen ocurriendo sueños, casualidades, mensajes que me llegan de la forma más inesperada. No sé… cuando uno está adormecido, con el alma un tanto cansada de idas y venidas, necesita pequeños estremecimientos  que le ayuden a espabilar. Yo me he ayudado de música, de letras, de renglones leídos al azar, de amistades nuevas. La energía fluye en plena libertad y eso, igual que doy y vuelco, me llega y llena a mí también.

No quisiera nunca olvidar que los días marchan del blanco al negro más radical. Ser consciente a cada instante que el universo se araña con mis actos, con los de cada cual pero que, a la vez,  soy nadie. Ayer fue día lleno de pequeños  actos mágicos. Había empezado, realmente, desde la madrugada del viernes. Una charla aún inconclusa, medio explicar que soy una sobreviviente que hace locuras, que el amor empieza en las pequeñeces y que la compasión es más difícil cuando tenemos a la persona junto a nosotros , más fácil con quienes acabamos de conocer o no conocemos realmente, pero que el verdadero amor está aquí, no está allí, soñado, ausente, futuro… el verdadero amor se demostraría evitando hacer con nuestras patotas de elefante, muescas a quienes sólo han pecado acompañándonos y queriéndonos día a día.

En fin, no quiero ahondar en corazones imposibles cuando, precisamente, estoy rodeada de otros cercanos, que conocen los pactos de convivencia y las elementales normas del cariño.

Sólo quiero contarles que ayer tuve un día perfecto. Amanecido muy temprano…  escribí ésto al atardecer para alguien, un pequeño resumen de la mañana, y de la que quiero entresacar uno de esos que yo llamo: momentos mágicos (señal, mensaje).

Paseo en guagua muy temprano (el traqueteo, la despreocupación, el paisaje y el paisanaje)
Paseo por la playa, el primer contacto de mis pies desnudos con la arena, el primer baño.
Paseo por la ciudad, el olor del primer café de la semana (me estoy cuidando), de la lechuga fresca entre el pan, al primer bocado.
Paseo por la feria, dos libros, un regalo… un camino a la felicidad.
Paseo hasta la plaza envuelta en ella misma, la gente, la música, el baile, el color, ellos, tú, yo, nosotras.
Paseo por la C. Real, una niña de nueve años empuja una silla de ruedas de otra niña con las piernas escayoladas, sonríen abiertamente las dos.
Una mirada, una sonrisa, un escote que se abre al sol, un baile que se mete en el alma y mi pensamiento que vuela para tí, llevándote el sol entero.

Y entresaco:

Paseo por la C. Real, una niña de nueve años empuja la silla de ruedas de otra niña con las piernas escayoladas, sonríen abiertamente las dos.

¿Pueden realmente hacerse idea de la imagen?

Dos crías, de la misma edad, las dos sonrientes ante la calle llena de gente  y su “loca carrera” de obstáculos. ¿La diferencia? Una llevaba a la otra. Una andaba, la otra desmadejada en una silla especial, con sus piernitas atrapadas en cemento y cola.  Ahora que lo recuerdo, me estremezco, entonces fue un flash. Me paré en mitad de la calle y me giré a mirarlas … ¡qué demonios he hecho alguna vez quejándome! …. ¿Aún no te has dado cuenta? No, creo que no… y sólo por ello me permito hoy un minuto de pena… sólo por ello.

Y ahora, inmediatamente después de esos 60 segundos que te he regalado, otra vez la confianza, la risa, la esperanza, la seguridad de que el amor y la vida es otra cosa que éso. Amor y vida eran las risas de esas niñas, amor y vida, son los mensajes de mi amiga S. (dios, niña, tú no sabes cuánto me haces sentir y cuánto aprendo día a día… bendita casualidad y bendito Ipernity de las narices – por otro lado-), amor y vida es mi madre, y el fotógrafo que me acompañó la mañana de ayer… amor y vida son estos dos corazones, y otros tantísimos que no se dejan atormentar, que no se dejan atar, que se dan y reciben con elegancia, con seguridad, con alegría…

Bailé salsa, compré lectura que  hoy comenzaré antes del segundo baño del año, el segundo después de esta nueva etapa renaciente que me toca gozar. Vi, toqué, me llené, me di…  Y así es la anatomía perfecta de lo que es perfecto. Gracias a todos. 

¡Ahhh! ¡Sí! ¡Perdón! ¡glub! Qué ésto va de comida…

Pues después de andar por ahí,  ¿te parece que repitamos bocata? Oh… es que así, no tengo nada más que explicar 😉 La crema de berenjenas está en la nevera… una ensaladita rápida de perejil (tomate, hortelana, cebolla, perejil, aceite y muuucho limón)… pepino finito, queso tipo crema y a comer. ¡Ah!, que no hay pan… pues habrá harina… improvisamos unas arepas…

En cuanto a la música… No sé… Últimamente tengo el replay mental puesto…  ¡¡¡¡Feliz día, feliz semana!!!

Anuncios

4 thoughts on “Anatomía de un sábado perfecto.

  1. polita

    De veras que se te nota el cambio, mujer… Pero una barbaridad, me parece que escribes con una sonrisa de oreja a oreja, si te llega…

    Me encanta tu paseo matutino, tus compras, tus miradas.

    Y me rechifla tu bocata de arepas, qué rico, que fresco, con esa crema de berenjenas, que me disloca. Y ese plato que todos tenemos en la cocina, y que tú conviertes en vajilla de postín.

    Feliz semana para ti, también y que sigas disfrutando, hermosa.

    Besotes!!!

  2. Bego (samira)

    A veces de repente nos damos cuenta de las pequeñas cosas de la vida que tenemos al alcance de la mano y a las que no damos el mínimo valor, ….sin embargo son momentos, flashes en nuestro dia a dia que nos hacen felices sin necesidad de grandes ni especiales actos.

    Me alegra que hayas tenido un dia perfecto y te deseo otros muchísimos mas , incluso mejor que éste.

    El plato riquísimo, acorde con la jornada.

    Mil besinos y buen comienzo de semana. 😉

  3. mesilda

    Positiva a tope, asi me gusta visitarte….es contagioso este mal,me encanta.En cuanto al menu,me lo quedo enterito no me extraña que te salga el dia redondo.
    Besets.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s