Crema de berenjenas ahumadas

Defendiendo la alegría, la belleza, la luz en mi vida.

Defendiendo las cosas buenas, los faros encendidos, la calidez del sol.

Defendiendo lo que me gusta, lo que quiero…

Defender:

1. tr. Amparar, librar, proteger. U. t. c. prnl.

2. tr. Mantener, conservar, sostener algo contra el dictamen ajeno.

3. tr. Vedar, prohibir.

4. tr. Impedir, estorbar.

5. tr. Abogar, alegar en favor de alguien.

Entonces abogo por mi derecho a la alegría, a su conservación.

Vedo y prohibo que nadie reabra mis heridas, ni me haga otras nuevas.

Mantengo y sostengo mi derecho inalienable a sonreír y hasta reír a carcajadas.

Libro y protejo (de todo mal) mi pequeño reducto.

Algunas veces ha salido el tema por aquí de las señales… sueños o cosas que he visto que, repentinamente, me sacan de la rutina y me hacen poner los pies en la tierra, por mucho que deseara volar.

La semana pasada fue un taconeo fuerte de mis botas.

Esta semana ha podido ser un sueño…jamás los recuerdo, pero cuando ocurre, ¡jolín! Era un sueño bello, otra vez con colores y muchísima luz, brillo, una voz, la certeza de que me hablaba un ángel. Esas cosas sólo ocurren en los sueños, lo sé. Y sueños son. Pero… si pudiera contar lo que me dijo sin que me tacharan de loca…

Luego, ayer, vi dos arcoiris encadenados… ¡fue increíble! Por un instante, dos hermosos semicírculos casi perfectos formaron un acueducto. Yo no sé si eso puede pasar, ni como pasó… pero la bruma caía sobre las montañas del Paso, el gris hacía lucha con los rayos del sol “atardeciente” y ahí se formó… a la entrada justo del túnel… son puuuuuuras casualidades pero ocurrieron delante de mis ojos.

Igual que escuché durante días, a la misma hora, y donde quiera que estuviera, croar las ranas. ¡¡Si apenas quedan ranas ya… si apenas hay estanques siquiera, si era pleno invierno aún!!… O trinar de pájaros con las ventanas del coche a cal y canto, la radio puesta y el runrún de los coches a la carrera por llegar a trabajar zumbando alredor. O vi una orquidea que me saludaba asomada a un ventanuco…

No sé si eso significa que uno se despierta de repente. Que los oídos se destaponan y los sentidos, ese instante, están especialmente despiertos… Lo que sí sé es que ocurre, me ocurre.

Luego, un comentario de alguien que dice que espera de mí… lo que sea. Y amanece sábado otra vez… y la vida vuelve a subirme empujando fuerte desde los pies. Me obliga a ponerme en marcha esta mañana con mucho gusto, a ponerme bella, a mirarme bien, a acariciarme despacio y, por supuesto, a venir aquí, a compartir. Porque sólo se puede hacer con quien lo desea… ¿contigo, a lo mejor?  

Y como prometo volver dejo preparados los huecos para:

 

CREMA DE BERENJENAS AHUMADAS (casi libanesas)

Asar directamente una berenjena grande, o dos más pequeñas, sobre el hornillo del fogón (mala suerte los que tenéis vitro, porque la diferencia con otras cremas de berenjenas es precisamente ese sabor ahumado tan particular). Ir dando vueltas bastante frecuentemente hasta que esté la piel chamuscadilla. Dejar enfriar tapada y pelar.

Por supuesto todo se hará un cristo, pero… nada que no se pueda limpiar.

Seguidamente moler con ajo, limón, sal, pimienta y aceite. Volcar en un recipiente de cristal y mezclar con una cucharada de tahín. Cubrir con aceite para conservar y/o para servir. Al guardarse, tiende a espesar, así que habrá que ir cogiendo el truqui. O batir bien con un tenedor a la hora de servir.

 

CROQUETAS DE GARBANZOS (falafels o como se llamen) para Elo, que ya los demás me las habéis leído más de una vez.

Remojar un buen puñado de garbanzos durante 24 horas .

Moler con 1/2 cebolla + sal + ajo seco + comino molido + pimienta + sésamo  y bien de cilantro fresco  (opt. pizca de jengibre y/o perejil… no siempre los pongo).

 Si hay tiempo, se guarda en la nevera para que concentre el sabor (en este caso, en último momento se puede poner más cilantro fresco), y si está húmedo, lo suelo amasar con un espolvoreo de harina pan. Se forman unas croquetas-albóndigas medio aplastaditas y se fríen.

Para acompañar, una ensalada con lechuga, cilantro fresco, aceitunas, cebolla, pepino, tomates (lo que guste), y salsa de yogur con comino.

 

Nota: Perdón por la semillita de comino que se me coló en la crema de berenjenas, y aclarar que la pita está untada en berenjenas y rellena por lo demás… una delicida.

 

 

Anuncios

28 thoughts on “Crema de berenjenas ahumadas

  1. alicia

    Te leo mientras escucho una canción que de pronto ha encajado al vuelo con tus palabras y mi corazón se sobrecoge. Brindo por la alegría, por esa burbuja con la que deseamos mantenerla a salvo… Por esos instantes/señales que despiertan nuestros sentidos y nos dejan desnudas en el camino. Al borde de la vida. Y la vida a solo un salto. Sin pensarlo dos veces es como mejor se llega a la felicidad…
    Creo que si como en “Como agua para chocolate” los alimentos se contagiaban del estado de ánimo de quién los cocinaba, estos platos tuyos harán reír con auténticas ganas a quien tenga la inmensa suerte de saborearlos al lado del mar…
    Un abrazo desde el faro

    • adormidera

      … desnudas, al borde de la vida… ¡Siempre!

      Aunque la vida pinche los pies desnudos y te cubra no sólo de musgo suave y de flores bellas… la vida, ¡siempre!

      Mi querida Alicia… pásame esa canción, volveré junto al mar, y te prepararé el relleno para tu pita.

      Un abrazo de luz de faro isleño para esos madriles, pero sólo porque el sol aún no salió.

    • adormidera

      Estoy muy perdida, Marhya…
      tanto que no sé si ya les dejó de nevar jajajajajajjaja

      Aysss, si es que tengo que oír de vez en cuando noticias nacionales. Que me estoy embruteciendo!!!

      Un abrazo

    • adormidera

      Nuria…
      y que nos enamoremos una y otra y otra, y cada día alguna vez!!

      Un abrazo apretado para tí y un millón de gracias por venir, aun cuando yo llevo tan complicado devolver las visitas.

  2. Juan

    Adormidera, bonitas fotos, más que bonitas, preciosas fotos, se nota que te gusta caminar, a mí también pero con la diferencia de que esos paisajes, al menos por esta zona son difícil de encontrar.
    Transmiten serenidad.
    Alego y mantengo mi deseo de que nunca dejes de sonreír.
    Esa crema tiene que ser pura delicia y esas croquetas de garbanzos, una exquisitez. Dos platos de lujo para un encanto de persona.
    Que pases unos muy buenos días.
    Saludos

    • adormidera

      Ese día, caminar y hasta reptar…
      Me tuvieron que buscar por dos veces, montaña arriba, para que volviera a la realidad.. y eso que la realidad era muy apetecible también.

      He aprendido que la serenidad se mantiene a salvo en algún lugar. A veces la ocultan las nubes más negras o el dolor… pero, si consigo abstraerme, ahí está… No sé si ella me llama a mí, o yo lo porto a ella.. no sé si es mi alivio o sencillamente es parte de mí.

      A veces me sorprende encontrarla en fotografías como esas, cuando yo creía estar tan lejos de la calma, alocada, buscándola… y resulta que estaba ahí, conmigo.

      Las sonrisas van y vuelven, y yo intento evitar que se vayan muy lejos. A veces meto la pata, no sé como hacerlo, me puede la impaciencia y la carga … pero siempre lo intento.

      Muchas gracias por la visita, muchas gracias, ¡siempre!, por tus palabras.

      Un beso

  3. polita

    Por fín recibo tus entradas en mi correo, ya sé hacerlo… Y corro rápido a leerte, con semejante título, y a contagiarme de alegría y ganas de defenderla. A contagiarme de vida que es lo que hoy trasmites.

    Y me alegro de no haber cambiado mis fogones por una placa, para emular tu crema de berenjenas, umhhh.

    Muchos besotes!!!

    • adormidera

      Y yo que puedas probarla… me da a mí que te va a gustar!!

      Por cierto, en la nevera se conserva muy bien, y el ahumado se hace más suave con el reposo… En bocatas está exquisito, con su tomatito y lechuguita, quesito (o no)…
      Seguiré probando y ya contaré más. Estoy en racha, Quiero seguir en racha y que tú lo veas. 😉

      Un beso, mi querida P., la de la vida por montera… y luego me dice a mí.

  4. Puntiyo

    Gracias por la receta, la haremos al pie de la letra.
    ¿Sabes que Aida lleva tiempo con ganas de hacerlas?. De esta semana santa no pasarán .
    Un regalo de mi amigo Joan Manuel, un gran defensor de la alegría (como tú) y que ahora está pasando momentos delicados de salud.

  5. Alquimia

    Buenas tardes… hace algunos meses que sigo la pagina.
    Decir que me encantan tus recetas, tu palabras y tu imagenes.
    Riquisimo todo lo que haces … y leyendote hoy… una bonita cancion de Serrat con letra de Benedetti “DEFENDER LA ALEGRIA” bonita cancion de fondo

    Un fuerte abrazo para ti … y le resto de seguidoras/es

    • adormidera

      Totalmente de acuerdo… Benedetti es mucho, pero en voz de Serrat, doblemente.

      ¡¡Muchas gracias!! Me encanta que algo que yo inicie tenga continuidad en ustedes…

      Por otro lado, gracias por hablar, Alquimia (precioso nick, por cierto). Me gusta saber de tí, saber que lees, saber que eres.

      Un abrazo, estés donde estés.

  6. Anita cocinitas

    Dicen que la primavera la sangre altera.
    Yo creo que, igual que la naturaleza, los sentidos despiertan, vuelve la luz, la actividad…
    Por eso algunos “sentimos más”, a otros se nos va la cabeza, las hormonas de desperezan…

    Yo me sorprendo a mi misma volviendo a casa con los ojos como platos, queriendo almacenar en mi retina para señal de la primavera, y me encanta, me llena de vida!

    Como tengo vitrocerámica me quedo con tu falafel, que tiene una pinta extraordinaria.
    Y con tus fotos y tus palabras, claro…

    Un beso

    • Adormidera

      Cierto que parece que “brotamos” de alguna manera, “re-brotamos” cada vez.
      A mí casi cualquier cambio de estación, me coincide con cambios a nivel personal. Supongo que porque formo parte de ese todo.

      No es como en otoño o diciembre… no es como un comienzo de año… Es algo más profundo e inconsciente… como tú dices, yo también me sorprendo de ser capaz, una y otra vez, de re-surgir al calor del sol.

      Gracias por estar y gracias, siempre, por participar. Supongo que sin tí, sin todos, yo no subiría fotos, y si no pensara que alguien lee, no escribiría ninguna de mis tontadas.

      un beso y ¡felices días!

  7. mesilda

    Ya brilla el sol!!me enamoro de tus fotos y tus palabras…me ha encantado la entrada y como no la receta….felices fiestas!
    Besets.

  8. Bego(samira)

    Hermosas imágenes, estupendas recetas y hago mías tus defensas porque en ellas está la respuesta a la vida, a valorar lo que tenemos y a seguir hacia adelante , con sus mas y sus menos, pero siempre al frente manteniendo la magia y la ilusión que nos pueda ofrecer el dia a dia aún cuando esté escondido en el mas recóndito gesto imperceptible pero que hemos de descubrir…..

    Me encanta visitarte.

    Te dejo mil besinos envueltos en la mejor de las alegrías y luz primaveral.

    • adormidera

      Y a mí me encanta que te encante y me gusta estar para recibirte porque lo que yo no digo, lo dices perfectamente tú.

      Besinos, besotes, abrazos alegres y primaverales.

  9. tanci

    Adormidera, te extrañaba. Me alegra de verte alegre de nuevo. Y por aquí con tu sintonía. Veces más eufórica, veces más liviana, veces… veces alegre.
    Hay que defender la alegría por encima de todas las cosas. y buscarla debajo de las pidras si hiciera flat. Qué no es ahí dónde precisamente se halla. pero hay que buscarla, mantenerla y alzarla.
    Buena fotos para una comida especial. Jugos gástricos haciendo ebullición cada vez que las miro.
    Día más despejados para volver a la alegría… si es que se había escondido…
    Un abrazo
    Tanci

    • adormidera

      A veces se esconde debajo de las piedras, aunque (tienes razón) levantar las piedras no es la solución parar recuperarla.
      El otro día no tenía tiempo para responderte, y subí aquella entrada y aquella canción… liviana, alegre… como me encontraba.

      Quería decirte que me gusta saber que estás, aunque yo no siempre tenga las palabras o el tiempo suficiente para contártelo.

      Me gusta que hayas sabido verlo tú misma, como tantas cosas…

      Hoy llueve, la canción que hubiera elegido quizá sería otra, pero sigue siendo tierna y alegre. No sé si es la tierra o soy yo la que se renueva… pero me gusta.
      Aquí estoy, no me fui muy lejos.

      Un abrazo.

    • adormidera

      El problema está en poner ese límite del “pertenecer”….
      pero sí, salvando ese escollo, “¡brindemos!”

      Muchas gracias por tu tiempo, isleña.
      Un besazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s