En el buda gruñón…

 Se reservan habitaciones, simples, coloristas, cálidas y, espero, acogedoras. Se comparte una cocina “casual”, inspirada o no, de sabores muy elementales y poca elaboración, en un saloncito comunitario, con chimenea en invierno y galería abierta en verano: un vino, un té y si tú quieres una charla.

Hace dos días recibí un regalo atrasado de navidad, el comienzo de un libro. Cuál sería la sorpresa que en esas primeras líneas, entre bicicletas de paseo verdes con cestas de mimbre y timbre, señoras con sombrero y charlas cómplices con el camarero del bar,  mencionaba “casualmente” un sueño acariciado por mí, al que vuelvo una y otra vez a lo largo de los años, un pequeñito hotel en una isla donde se llega por barco (línea Armas tiene muy buenos enlaces).

No sé si sería capaz de continuar aquellas líneas regaladas y hacer un relato, relatillo, pensamiento largo, ni si sería capaz de gestionar un localito así. Pero lo que sí hago es anotar y anotar  recetas que en él haríamos. A veces he llegado a distinguir el tipo de cliente que aceptaría cada sabor. La pena es que soy muy caprichosa, y siempre me quedo en aquellos que estarían más cerca de mí, ¡qué poco comercial  soy!!

Por ahora seguiré haciéndolo así. Después de todo este rincón es como una casa rural virtual, ¿o no?, con viejos y queridos clientes que ya saben lo que encontrarán… y aún así, vuelven.  Así que espero que sigan sintiéndose cómodos en “El buda gruñón” y que les guste el menú que tenemos para hoy.

CREMA ANARANJADA para los días más especiales… y hoy, porqué no,  puede serlo.

INGREDIENTES:
400 gr. de zanahorias super frescas
1 cebolla mediana
Jugo de una naranja rica
1 boniato (unos 170 gr.)
1 papa pequeña
Chorrito de aceite
Sal y pimienta

Después de tener todo pelado y lavado, voy añadiendo a la olla con un poquitín de aceite a medida que voy picando: la zanahoria y la cebolla. Añado el boniato y la papa enteros. Salpimento y le pongo el jugo de naranja más la cantidad de agua suficiente para cubrir. Dejo cocinar, separo un poco de caldo y paso por la minipimer, añadiendo más caldo a medida que lo necesitara, hasta dejar la consistencia ideal para cada cual. Paso por el chino y ¡ya!

Alguno reconocerá la crema del año pasado. Desde entonces la he repetido sólo para las grandes ocasiones (y han sido muuuuuuchas). Hoy me apetece compartirla con los desmemoriados, con los que no estuvieron entonces, con los amantes del calor y las cucharas,  del naranja y las naranjas, con el gruñón. El primer plato de la carta está decidido porque tenía que ser de este color: alegre, feliz, creativo, animoso, estimulante, oxigenante y sano…

Anuncios

29 thoughts on “En el buda gruñón…

  1. polita

    Mi querida hostelera, cómo me gusta ser tu primera cliente, y sin embargo, amiga, en este alojamiento virtual.

    Las habitaciones las imagino, tan cálidas cómo tú. Y tu comida…¡aquí está! llena de color, de frescura, de vitaminas, perfecta parra este invierno gruñon, como tu buda, por el que estamos pasando.

    Una reserva, por favor, en cuanto quede un huequito.

    • adormidera

      Confirmo tu reserva, estimada P.
      Las habitaciones justamente hoy andan un poco desbarajustadas, llegan los pintores mañana. Para cuando vengas, espero esté ya todo en orden… al menos en el interior.

      Con el genio cambiante del buda ya contamos, jajajajajjaja, pero nunca será tan virulento como esos temporales que están sufriendo por ahí.

      Un beso.

    • adormidera

      He ido a mirar qué significa exactamente utopía. No aparece que sea de hecho irrealizable. Me quedo más tranquila.
      Me alegra tu visita, igual que en el otro blog. Encantada de conocerte y espero yo también que estés disfrutando de estos días.
      Un saludito

  2. toñi(picapusa)

    sería maravilloso un sueño asi , no??, yo también lo tengo , que casualidad, un sitio donde los clientes se dejan llevar por mi, por lo que me apetezca cocinarles, y sin reparos coman , como tú dices es muy poco comercial, una verdadera pena.
    Oye, esa crema se ve muy original… tengo que probarla.

    un beso, feliz fin de semana.

    • adormidera

      En esta casa quedan dos opciones, o se come lo que hay y a la hora que se pueda, o … se sale al restaurante más cercano del lugar. Y no es que haya tiendas ni nada, pero restaurantes, hay tres!!!
      Se deja libertad, por supuesto, no hay puertas con candados ni cerraduras de seguridad jajajajaja Y en la nevera comunitaria algo habrá siempre, fruta, frutos, queso, galletas, con hambre no quedarán.
      De cualquier manera, más que dejarse llevar por mí, el sueño sería que los que vinieran, supieran ya qué encontrarán y que estuvieran dispuestos a ello. Jolín… no habrá gente de buena boca con los millones que somos en este mundo nuestro?!

      De bien nacidos es reconocer lo bueno que nos ha tocado en suertes. Así que felicidades a ambos y besotes para tí.

      PDT. De todas formas, advertir que en esta casa la comida sería importante pero no fundamental, si se me va el santo al cielo con otras cosas, no sabe uno cuándo comerá. La puntualidad no es lo mío. ¡Se advierte!

  3. toñi(picapusa)

    vuelvo, después de reflexionar en dos segundos, a decirte… ahora que pienso, tengo suerte porque tengo en casa un cliente(al menos uno ) asi.
    Mi compañero no pone pegas a nada, y siempre espera que yo le sorprenda en las comidas, sin rechistar, abierto a todo, y bien está que se lo reconozca, no??

    ahora si me marcho, besos

    • adormidera

      Me alegra, Intxaurtsu… a mí me encanta tu nombre. Oiggg… cómo suena de bonito eso de “libélula roja”.

      Voy a hacerte una visitilla.
      Hasta ahora.

  4. Maite (Mai)

    Si aún está disponible, me gustaría una habitación simple y colorista, con uno de esos jarrones de cristal con buganvilla y margaritas silvestres. Si no es mucho pedir, me gustaría que fuera una habitación con vistas al jardín… ¿es posible? En espera de sus gruñonas noticias se despide alegremente esta servidora ansiosa por degustar un tazón de sopa especial, que si es anaranja mejor, aunque si no pudiera ser, me conformo con un tazón anaranjado en un día especial…

    • adormidera

      Aquí todo es posible, mi querida Mai. (disculpe ud la familiaridad)
      Para su llegada habrá jarroncito con buganvilla y margaritas (casi todo el año hay alguna en la mata y las buganvillas del vecino, qué bien se le dan jajajajaja). Si no, ya improvisaremos alguno con lavanda o, en breve, rosas silvestres.

      Tu tazón queda reservado, anaranjado por fuera, y de naranjas por dentro. Un beso

  5. Marhya (Maby)

    Adormidera, de momento aquí tienes otra clienta virtual a la que el color naranja, hoy, un día tan gris de niebla densa, le viene de miedo. No sé si me has dejado más expectante ante un posible hotelito o ante el relato.
    Hace unos meses leí “Nacida del hielo”; la protagonista transforma su casa en una zona rural de Irlanda, frente al mar, en un hotelito donde cuida del jardín, de la cocina y de los huéspedes con esmero, con cariño, casi como si de una familia se tratase. Me lo has recordado al leerte.
    De momento, me reservo un habitación en tu hotel virtual, una taza de esta crema, unas buenas vistas y un sitio en el sofá para poder sentarnos a charlar.
    Besos.

    • adormidera

      Veo que el sueño no es exclusivo salvo por las vistas al mar. Aquí es difícil evitarlas, supongo que por eso no lo pensé como un punto fundamental.
      Pero sería justo eso, añadiendo huerto a jardín en una bella combinación simbiótica.
      Quizá no sea una cuidadora declarada, pero a lo mejor inconsciente sí.

      La cosa es que, algo menos “carnal”, algo más idealista, me vi muchas veces como la señora oronda que recibía a “los cinco” en granjas y faros donde transcurrían sus aventuras. Aquella lectura infantil me marcaría tanto???? También tuve una época que me imaginaba como Anais Nin, jajajajjajaj, así que no sé si serían más que fantasías de una mente alocada.

      Lo que tengo seguro es que el que recibe en su casa se enriquece tanto o más que el que se aloja. Así que estoy encantada de anotarte en el libro de reservas de este lugar.

      Un abrazo naranja

  6. la cocina de mesilda

    Ya veo que hay cola para tu hostal¡no me extraña es un sitio privilegiado,buena comida y mejor compañia…me pido reserva..
    Besets.

  7. zerogluten

    Yo tengo mi habitación virtual en la que me siento fenomenal, pero daría cualquier cosa por tener una habitación con sus cuatro paredes en el Buda Gruñon. Ir a la isla a descansar, a conversar, a tomar una jarilla de maravillosa y anaranjada crema, sentir el sol en tu jardín, tomar un te con bragas bailadoras y calcetines aventureros…. Venga, queremos ese sueño hecho realidad ya!
    Besitos sin gluten.

    • Adormidera

      Joderrr…
      Sí que tengo las hormonas tontas esta mañana, Mª Luisa, que casi se me saltan las lágrimas (pongo el casi para no quedar muy mal).

      Andaaaaaaaa, dame un abrazote calentito que me he levantado con los pies fríos.

      Un beso

  8. Tanci

    ¡Uhm! Quiero probar esa estancia. Quiero dar un salto ahí transportarme con olores, colores y sabores. Quiero paladear todo lo palpable y más. Me gusta esa idea y me encantaría compartirla con todos poquito a poco.
    Espero impaciente.
    Un abrazo

    • Adormidera

      Querida Tanci,
      Contaba contigo para palpar y para lo demás…

      A ver si no me desinflo antes de empezar, que lo de pintar la casa se está haciendo durillo jajajajajajja y luego toca colocar.

      Un abrazo cercano, niña, muy cercano.

    • Adormidera

      jajajjajajjaj, Puntiyo!!!
      Después de ver tus pruebas, el puesto es tuyo!!! Antes también lo era pero casi mejor así, no vayas a pedir un sueldo que no se pueda afrontar.
      Un saludito y feliz semana.

  9. alicia

    Veo que la casita virtual está muy solicitada así que espero no llegar tarde..! si no te importa me quedo en la buhardilla, mirando al mar por ese ojo de pez nostálgico y acuoso. Sentarme a tu mesa es un regalo a los sentidos: saboreo colores, huelo texturas, delicados poemas para tomar a cucharadas. Yo también sueño de vez en cuando con montar una casita así y también soy poco comercial (sonrío). Será por eso que faltan este tipo de rincones, porque las personas con magia como tú acaban por no meterse en estos líos. Pero quién sabe…

    • Adormidera

      Al final lanzo la idea al “infinito” y recibo el eco de mil voces.
      No sé si a ésto se le podrá aplicar lo de “dios los cría y ellos se juntan” , que en otras tantas ocasiones se ha hecho verdad aquí. O que la magia no está en mí, sino que yo reflejo la de ustedes.

      Como sea, te guardo rincón en la buhardilla, en la realidad inexistente precisamente por evitar nostalgias y ojos acuosos… el juego incluye doble dosis de calidez y alegría, te apuntas al experimento??

      Gracias, Alicia, puñado de achuchones mágicos.

  10. Juan

    Hola Adormidera. Mucho tiempo sin verte, debe ser que los temporales han hecho que las conexiones se resientan un poco.
    No se si habré llegado a tiempo de reservar algo, aunque sea una buhardilla y sin calefacción, pero me daría igual, se que estaría entre buena compañía y excelentes cocineras.
    Un sitio, el que enseñas, muy bonito, como me he perdido no se si se trata de tu casa o del hotelito ese, sea lo que sea tiene que ser muy acogedor.
    En cada receta que pones siempre dejas tu sello, tu encanto y tu buen hacer.
    Esta crema anaranjada es buena prueba de ello. En ella se refleja lo que eres. Una maravilla de persona.
    Saludos

    • Adormidera

      jajajjajaja, cuidado que deslumbra el naranja, y dicen que lo que deslumbra, no es lo que es.
      Igualmente me cojo todos tus halagos que hoy los necesitaba, y mañana será lo que dios quiera.

      Muchas gracias por no olvidar el camino, y por supuestísimo que tienes un rinconcito sin calefacción (jajajjaja, es que aún no me llegó el sueño para eso), y la buena compañía de todos los que se quieren apuntar.

      Por ahora todos los rincones que he puesto y, supongo, pondré, son de mi casa. Que en un momento dado también se puede ofrecer, aunque las habitaciones sean menos . Entre gente bien avenida y como no va de lujos la cosa, yo creo que podría funcionar.

      Ojalá fuera una buena persona… ojalá. Aún me descubro a veces y no lo tengo claro. Pero supongo que todo es cosa de ser consciente y afilarme los colmillos cuando crecen.

      Un beso y … vuelve.

  11. Calohe

    Hola preciosa!
    Yo también tengo ensoñaciones parecidas a las tuyas: crear un lugar coqueto, en un entorno privilegiado, con ambiente de hogar, con rica comida y estupendos postres, …, pero no creo que nunca me atreva a materializarlo (además creo que el placer y el ocio dejarían de serlo en pos del duro trabajo …)
    Te invito a comer algo salado, pásate por casa. Besos

    • Adormidera

      Lo de los postres mejor te lo dejo a ti, que a mí lo que no sea de cuchara y algún bizcocho ni se me ocurre intentarlo.
      Yo iría a una casa como la tuya, con pequeños búcaros blancos, o de cristal, y rosas silvestres en la mesa, juego de té y porciones diminutas de deliciosas tartas….
      ayssss… me apuntaría a pasear junto al río y etc, etc, etc, etc.

      Venga dosis de melancolía placentera en vena, por favor… y al que no le guste, que no lo lea!!!!

      Un besazo y millón de gracias por ese pollo y esas almendras, jooooo, respondiste rauda cuando lo necesitaba. Esto no lo olvidaré. 😉

  12. Maria Jose

    Reservame un bono…jajaja soy una acaparadora….te copio dos ideas preciosas de tu entrada…el correcaminos floreado en la mesa, es precioso!! y recortar el pan con un cortapastas, mis hijos se entusiasmaran… y por supuesto la receta…para mi racion doble!! smuakssssss

    • Adormidera

      jajjajajaja, MªJose, uno completo para tí.

      El correcamino es un simple trozo de tela. Adormideras rojas que hay de cortinilla en los bajos del poyete de la cocina, glub!, el hotelito es muy rural y muy cursi, me temo.
      Algo me quedó de mi etapa artesana costurera, que guardo retales y retalazos por si… Cualquier día me ves la misma en unos cojines, un paño para bandeja o un trapo de cocina… y una falda no, porque ahí soy más discreta.

      Un besazo enorme para tí.
      PDT. Lo del pan no lo habías hecho?? jajajajajja, yo sólo lo hago en alguna ocasión pq desperdicias mucho… las dos cosas las hago en contadas ocasiones: freír pan y partirlo con cortapastas 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s